Si has lanzado ya algunas campañas en Facebook & Instagram ads y no has obtenido los resultados que esperabas, seguramente habrás pasado por alto el nivel de consciencia de esos usuarios a los que te dirige.

Laura, explícame este concepto que no tengo ni idea de lo que estás hablando.

El primer paso para escribir el mensaje correcto a la persona correcta es preguntarnos.

¿Sabe realmente esta persona que tiene un problema?

Y si lo sabe, ¿Sabe que tiene solución y que la solución es mi marca?

Una vez que empezamos a analizar estas preguntas es cuando entra en juego el concepto de «consciencia del cliente» de Eugene Shwart en su libro Breackthrought Advertising.

Los niveles de consciencia se refiere al nivel en el que un usuario conoce el problema/necesidad que tiene, las posibles soluciones y lo familiarizado que esté con tu marca.

Completamente inconsciente

En este nivel el usuario no tiene consciencia de absolutamente nada, ni sabe que tiene un problema, ni está buscando nada, y por supuesto, no conoce tu marca.

Y si no sabe que tiene un problema, ¿Cómo va a comprarte?

Este es el público más difícil de convertir, pero aquí es donde entra en juego nuestra estrategia publicitaria.

Podemos atacar a este público, ajeno a su problema, con datos estadísticos que sean reales, los que os voy a dejar aquí son inventados, pero para que veáis más o menos cómo podéis enfocarlo.

Por ejemplo:

¿Sabías que sólo el 10% de los anunciantes usan correctamente la segmentación en Facebook ads?

¿Sabías que contratar a un asistente virtual puede ahorrarte más de 10 horas semanales que puedes aprovechar con tu familia?

Consciente del problema

El siguiente nivel es cuando el cliente sabe que tiene un problema, pero no sabe que existe una solución.

Por lo tanto, en este nivel  tampoco conoce tu marca ni tus productos.

Pero en este caso, el usuario estará más receptivo con nuestra propuesta.

Empatizar y atacar los puntos de dolor es una estrategia ganadora en este caso.

Volvamos con los ejemplos que siempre se ve todo mucho más fácil:

¿Has invertido cientos o incluso miles de euros en tus campañas y no has visto ningún resultado? Descárgate mi check list para crear tu campaña y empieza a dejar de gastar tu dinero para invertirlo.

¿Sientes que tu página web no se alinea con tus valores de marca?

Además de trabajar bien nuestra estrategia de contenidos tanto en las redes sociales como en Google, para ir poco a poco posicionando en el tema. Ya sabemos que cuando tenemos un problema, lo primero que hacemos es irnos a Google para empaparnos de toda la información posible.

Así, posicionaremos, como un gran profesional de ese tema que tanto le preocupa a nuestros potenciales clientes y generar confianza ante este posible cliente.

3. Consciente de la solución

Pasando al siguiente nivel, cliente potencial ya sabe cuáles son sus problemas, sabe que existen soluciones, pero no conocen TU MARCA.

Llega el proceso de investigación y comparación donde se decantará por uno u otro.

¿Cómo podemos ser la opción ganadora?

  • Pruebas sociales
  • Testimonios
  • Casos de éxito.

4. Consciente del producto

En este nivel, el cliente potencial ya conoce tu marca, sigue en ese proceso de comparación y tenemos que hacerle ver que nuestra opción es la mejor.

Te aconsejo, que no intentes destacar por tener el precio más bajo.

Tienes que convencerle de que tu producto o servicio es mejor que el resto:

  • Destaca todos los beneficios
  • Incluye Bonus
  • Resalta el pago seguro
  • La atención pre y post venta
  • Prueba social

5. Los más conscientes

Y por fin, llegamos al último nivel de consciencia.

Ya tienen información de tu producto, seguramente te sigan en redes sociales, incluso sean bastante activos, pero necesitan ese último empujón para realizar la venta.

Incluso ya han visitado tu página de venta.

En este caso, entra el juego el concepto de «Retargeting», vamos a atacar a esa audiencia ofreciéndole:

  • Garantías
  • Descuento de X% para futuras compras
  • Envío gratuito